miércoles, 25 de abril de 2018


La violencia contra las mujeres podría definirse como cualquier acción u omisión que vaya en contra de sus derechos, su voluntad y su integridad física, psicológica, emocional y social, con el fin de obligar, intimidar o amenazar a las mujeres, limitando su libertad de decisión, basada en su género y derivada del uso y/o abuso del poder, dejando como resultado un daño o sufrimiento físico, psicológico, patrimonial, económico, sexual e incluso la muerte.

La discriminación y la violencia contra las mujeres y las niñas constituyen la más extendida violación de derechos humanos en el mundo. Y es uno de los principales obstáculos para el desarrollo, que impide el progreso hacia la justicia y la paz, atentando contra la convivencia democrática.

Por ello, el "día naranja" se celebra el día 25 de cada mes y hace un llamado a cada persona, gobiernos, empresas, organizaciones de la sociedad civil y miembros de la ONU para movilizar a la población para prevenir y poner fin a la violencia contra mujeres y niñas.