jueves, 17 de mayo de 2018


El 17 de mayo de 1990, la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud, eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

Por ello y en congruencia con la lucha contra la discriminación que viven las personas del colectivo LGBTTTI, el Presidente Enrique Peña Nieto, decretó en 2014, que cada 17 de mayo se conmemore en México el Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia.

Este decreto es el primer posicionamiento formal y claro del Poder Ejecutivo en relación a la necesidad de combatir la homofobia con políticas públicas.

Se suma a una serie de decisiones, fallos y acciones llevados a cabo por los Tres Poderes de la Unión que han tomado decisiones en el mismo sentido, dando a la orientación sexual y la identidad de género de cada persona el reconocimiento desde la perspectiva de los derechos humanos y obligando a la protección del Estado ante cualquier tipo de violación o de discriminación.

Este Decreto contra la homofobia en conjunto con la implementación de políticas públicas promoverán la eliminación en todos los ámbitos de la sociedad de actitudes que afectan el ejercicio de los derechos y libertades en igualdad de condiciones debido a los prejuicios, estereotipos y estigmas hacia la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual, (LGBTTTI) a fin de consolidar una sociedad de derechos.

La homofobia se traduce en temor, rechazo o aversión hacia las personas en razón de su orientación, preferencia sexual, identidad y expresión de género, está basada en estereotipos, prejuicios y estigmas, y se expresa en actitudes y conductas discriminatorias que vulneran la igualdad, dignidad, derechos y libertades de toda persona y pueden generar en muchas ocasiones diversos tipos de violencia.